Conectar Igualdad: “Ningún plan del mundo entregó 1 millón de netbooks”


Nota publicada en RedUsers el 31 de agosto de 2011.

Con 1.032.469 netbooks entregadas desde su puesta en marcha en agosto de 2010, el Plan Conectar Igualdad atraviesa la mitad de su segunda etapa que culminará a fin de año: el gobierno nacional avanza a paso firme en la ejecución del ambicioso proyecto que pretende dotar a cada docente y alumno de la comunidad educativa secundaria  con una computadora para promover los entornos colaborativos virtuales uno a uno en las aulas.

Tras el hito del millón de máquinas, RedUSERS fue hasta el bunker de Conectar Igualdad en el centro porteño y dialogó con Pablo Fontdevila, gerente ejecutivo del programa que está generando una revolución en las escuelas del país. En una charla intensa, el funcionario público realizó un balance del camino recorrido al tiempo que compartió con nosotros los desafios que todavía debe enfrentar la iniciativa que no tiene precedentes en el mundo.

“Al momento de encarar el plan nosotros no teníamos experiencias es grandes despliegues logísticos como para entregar 1 millón de computadoras en un año, naturalmente. Por ejemplo Portugal entregó 700 mil máquinas en 5 años: estuvieron 2 años para definir el programa y entregaron la primera computadora después de dos años y luego necesitaron 3 años para llegar a ese número. En este despliegue no sólo ANSES tiene desafíos importantes, también las empresas logísticas de Argentina, como el Correo Argentino tuvo momentos en los que estuvo saturado y superado por la situación”, comenta el funcionario.

– En todo este año que va de entregas ¿cómo respondió el hardware al uso cotidiano de los alumnos?

– La verdad que las máquinas son muy robustas, los porcentajes de incidentes son insignificantes. En un millón de máquinas menos de mil rompieron las pantallas. Eso es menos del 1% ¿Cuántas se robaron? Menos de 500. Teclados rotos: 200. Claramente esas fallas van a incrementarse con el tiempo de uso, a los tres años seguramente tendremos más problemas, pero ya nos estamos preparando para hacer un seguimiento remoto de los equipos para su mantenimiento y correcta coordinación de soporte.

– ¿Cómo va a operar este sistema de seguimiento remoto?

– El sistema de gestión de Conectar Igualdad está 100% informatizado, es un desarrollo que hizo la gerencia de sistema de ANSES que tiene cuatro módulos, tres grandes bases de datos y el sistema de correlación de envíos. El sistema fue diseñado desde que arrancó el plan y se le dio prioridad al módulo que carga las matrículas. Los 4 módulos se reparten en: módulo de bienes, que lleva un registro de los bienes que se adquieren para el programa, un módulo de pisos tecnológicos, que hace el seguimiento de la construcción de infraestructura para la escuela, un módulo de matrícula y el otro de servicio técnico.

La idea nuestra era hacer un sistema accesible por web que le permita a la autoridad escolar cargar la matricula y para eso pusimos la obligación de gestionar una clave de seguridad social. Ingresan a internet, llenan el formulario electrónico para gestionar la clave de seguridad y una vez que está todo el proceso remoto se tienen que presentar en una oficina de ANSES para verificar identidad, el único punto que se hace presencial.

– ¿Quiénes utilizan el sistema de gestión?

– El sistema permite cargar la matriculas, denunciar un robo, requerir el servicio técnico, o hacer ajustes en la matricula, sirve para agilizar todo aquello que haga a los trámites administrativos de la gestión del programa. De la misma forma ingresan todos los operadores del programa: las empresas proovedoras registran las máquinas que están ingresando, actualizamos el piso tecnológico, las autoridades de los ministerios provinciales ingresan para ver el estado de la entrega de máquinas o del servicio técnico. La idea es que el sistema sea unicomprensivo de las problemáticas del programa y su evolución a futuro. Desde ya se fue construyendo por partes, empezamos en agosto del año pasado cuando fue las primeras instancias de entregas de computadoras en escuela. Renegamos un año con el aplicativo, todavía estamos haciendo ajustes y seguimos peleándonos con el sistema, como corresponde.

– ¿Cómo realizan el control de cada uno de los dispositivos?

– Cada una de las máquinas está asociada a un alumno -que posee un número de cuil- y a un servidor de seguridad. Lo que se hace es correlacionar el número de serie de la maquina con el cuil del alumno y el cuil de la escuela. Cuando la computadora se abre por primera vez en la escuela, queda registrada en el servidor de la escuela y se engancha al sistema. Hay un paso previo a todo: el alumno y el docente deben registrarse en el sistema. La autoridad escolar hace una carga primaria que son los datos del alumno, el número de cuil, el curso al que asiste y el responsable que firma el comodato, padre, madre o tutor. Cuando le entregamos la computadora les decimos a los usuarios que no hay servicio técnico si no se registran.

 ¿Todo el programa depende exclusivamente de la voluntad del Estado Nacional?

– La Nación se ocupa de la infraestructura y de entregar las computadoras. El mantenimiento de la red escolar y del equipo corresponde a las provincias. El convenio de comodato establece que la provincia autoriza a la escuela a recibir los bienes que la Nación les entrega. Por eso ellos tienen que designar un responsable de la red escolar.

Pero eso es un proceso complejo, no en todas las provincias funcionan igual, hay muchos problemas en este tema, a las provincias les cuesta hacerse cargo del papel que tendrán que tomar a futuro en Conectar Igualdad.

– ¿Cómo están manejando la cuestión del soporte técnico?

– Las empresas proveedoras ofrecen la garantía y cambian las piezas que hagan falta, entre dos o tres años de adquirida la máquina. Estamos tratando de entregar la misma marca de computadoras por región para unificar el servicio técnico. Tenemos menos empresas que dan servicio técnico, son 3 empresas de servicios y 10 proveedoras de maquinas. A algunas escuelas les resulta complejo saber qué es lo que no anda, porque se bloqueó el sistema de seguridad, porque el servidor no arrancó y te llaman y dicen “no anda la computadora”, es difícil dar soporte técnico en semejante oscuridad. El aplicativo de red tiene un desplegable con preguntas, trata de orientar al usuario en cuanto al soporte, sino queda la posibilidad de hacer el llamado. Aquí entra de nuevo el tema del monitoreo remoto: vamos a construir una red con todos los servidores de las escuelas que están funcionando con un monitoreo remoto para chequear como está funcionando todo.

– Las máquinas se están entregando, los docentes están capacitándose y los alumnos incorporan cada vez con mayor comodidad a la computadora en sus tareas ¿qué nos podés decir de la otra pata de Conectar Igualdad, que es ofrecer conectividad a Internet en escuelas y en los hogares?

– Con ese punto tenemos muchos problemas. El programa es claramente desafiante para la capacidad instalada de Argentina tanto para el sector público como para el sector privado. Para la primera etapa que importamos los equipos vinieron entre dos o tres barcos por mes y después un barco por semana con computadoras: cuando comenzó a sobreabundar de computadoras acá faltaba de todo, depósito, seguridad, capacidad logística, herramientas…

La opción número 1 que ellos tienen para llegar a cualquier lado es el par telefónico, pero cuánto le podés sacar de ancho de banda a un par de telefónico de cobre que tiene 4 o 5 kilómetros y que además es viejo y está oxiado…Si la instalación no está pensada en términos de eficiencia que necesita el servicio de internet no nos sirve.

– ¿Cuál es la situacion con las prestadoras entonces?

– Algunas compañías instalaron conexiones de menos de 1 mega en algunas zonas pero ofrecen 6 megas a 90 pesos para casa de familia: a una escuela que tiene 200 computadoras ¿qué ancho de banda le van a poner? Nosotros hicimos una ecuación, un algoritmo de cálculo para lo que se necesita por escuela y menos de 10 megas no podemos aceptar. Entonces por el momento no tenemos ninguna capacidad para ofrecer conectividad. Lo que creo que está pasando es que hay que revisar el enfoque del tema. A las operadoras les estoy dando 11 mil clientes corporativos que tienen de promedio unas 500 computadoras. Una empresa que tiene 500 máquinas no es una pyme, es una gran empresa, y aca hay escuela que tienen 1200 computadoras.

Ahora hace falta inversión del sector privado. Venimos presionando para que en las licitaciones con la SeCom las empresas  se comprometan a llegar al servicio que necesitamos, que digan ahora te puedo hacer esto pero me comprometo a hacer la inversión para llegar a lo solicitado. Este es un tema que está discutiéndose, analizándose, tratándose de resolver, hoy tenemos condiciones precarias en algunas escuelas y hasta algunas escuelas ni siquiera una conectividad precaria le podemos ofrecer.

– ¿No queda a mitad de camino el plan si no resuelven el tema de la conectividad?

– Estamos tratando de insistir en el sistema educativo de que la conexión a internet es una herramienta importante, pero no es central al sistema que estamos implementando en el modelo. Lo central aquí es el trabajo en red y colaborativo, lo más importante es que el profesor y los alumnos están compartiendo un aula presencial y un aula virtual. Estamos trabajando en múltiples soluciones convergentes, una es poner contenidos a disposición en los servidores de las escuelas. La maduración del proceso didáctico pedagógico va a llevar un par de años. Hoy, comenzar a aprender la intranet escolar es tanto o más importante que estar conectados a internet. Por otro lado, los pibes son especialmente ingeniosos para detectar de donde colgarse a internet, por la vía publica, por las plazas, van por todos lados conectándose en lugares abiertos.

– ¿Y con respecto a la conectividad domiciliaria?

– El programa tiene previsto darles conectividad domiciliaria pero las empresas insistieron, presionaron, discutieron e impusieron un sistema 3G para las computadoras que no nos cierra. Cuando relevamos la tasa de cobertura de 3G detectamos que los números son pobrísimos. Yo, acá, en este lugar, estuve dos semanas sin conectividad en el iPhone. Las antenas se disponen, no tienen buen servicio, imagínate si nosotros les colgamos 200 mil computadoras en la Ciudad de Buenos Aires con 3G. Estamos buscando algunas soluciones intermedias, a los que tienen líneas fijas les facilitamos un router para poder conectarse via wifi.

– ¿Cómo entra el plan Argentina Conectada aquí?

– La respuesta de Planificación es un poco de paciencia para que madure Argentina Conectada. Mientras tanto nosotros estamos ensayando distintos modelos para ver cómo se soluciona momentáneamente el tema. Una de las soluciones que pensamos es si una escuela está al lado de una fibra óptica, una chance es hacer un sistema de enlace de escuelas desde una que tenga el suficiente ancho de banda, hacer un enlace a un conglomerado de escuelas, un esquema globular, una frecuencia específica para la transmisión de internet escolar, y a partir de ahí asegurarnos los anchos de banda que nosotros queremos. Es perfectamente realizable, no es costoso para nosotros, en vez de tener una última milla escuela por escuela haríamos nosotros una sistema de conectividad escolar.

– ¿Hay algo en marcha de ese estilo?

– Si tenemos suficiente fibra óptica en los próximos años podemos dar un salto importante generando este sistema de enlaces inalámbricos entre las escuelas. Lo que la Provincia de Buenos Aires está pensando en red de conectividad es maravilloso, van a conectar todos los establecimientos públicos de la provincia con fibra óptica ¿Qué es lo que a mí no me termina de cerrar de esto? La idea central de Argentina Conectada es seguir la política de obra publica con fibra, en este caso el costo es cero. Poner una fibra al costado del camino tiene un costo cero al lado de la obra. El problema son los tiempos. En la provincia de Buenos Aires están pensando en una estrategia especifica de construcción de la red, lo que va a hacer posible, si ellos hacen las troncales, se puede hacer el esquema de juntar escuelas con suministros de anchos de banda infinito con una escuela cabecera y 30 escuelas que se puedan conectar.

– Es obvio que todavía quedan muchos desafíos por delante en Conectar Igualdad. Más allá de eso ¿cuáles son las sensaciones que te deja esta primera mitad del programa?

– Lo que va a ayudar a armonizar al gestión del programa son dos cosas: la maduración del sistema didáctico pedagógico y el efecto principal de este programa, que hoy en día, es motivacional. Hay un enorme cambio actitudinal en las escuelas, crece la matrícula de alumnos, baja la deserción escolar, notamos mucho entusiasmo en las aulas y en el aprendizaje espontaneo de los actores. La cosa primaria de saber cómo se abre y cómo se prende la computadora, investigar qué cosas tienen, el espacio de conocimiento de la herramienta es el primer escalón.

Mientras todo eso comienza a madurar pensamos en que tenemos que resolver los problemas de conectividad pendientes. Vamos a dar un paso grande con las computadoras de la nueva generación que vienen con sintonizadores de TV dgital, el gobierno planea lanzamientos de canales que hacen al crecimiento educativo, va a salir el canal de Tecnópolis y del ministerio de Ciencia y Técnica. Los modelos uno a uno en el mundo son de reciente desarrollo y creación, cada uno tiene modalidad diferente y Argentina hace innovación al ser el único programa orientado a escuelas secundarias. Desde esta experiencia que hace Argentina no hay nada igual en el mundo, entonces tenemos que construir un camino desde el punto de vista de la elaboración de estrategias formativas para la educación secundaria. Esto llevará un tiempo, claro, pero es maravilloso ver la poca resistencia que ofrecen los docentes y los alumnos para trabajar con los equipos. Vimos en un clima de alta motivación: ¡¡que te den una computadora y te la lleves a tu casa no pone triste a nadie!!

Anuncios

Acerca de Pablo A. Fontdevila

Licenciado en Física de la Universidad de Tucumán y diplomado en “Globalización e Integración Regional” en la Georgetown University, Fontdevila es un profesional con una extensa trayectoria dentro de la gestión pública en posiciones de relevancia tanto en el ámbito del Poder Ejecutivo así como en el legislativo. Aactualmente es Subdirector Ejecutivo de Planificación y Coordinación de la Agencia de Recaudación de la provincia de Buenos Aires (ARBA).
Esta entrada fue publicada en Artículos. Guarda el enlace permanente.