Igualando oportunidades


Diez, punto, cero, punto, cero, punto, cincuenta, enter, se escuchó, amplificado por los parlantes. 10.0.0.50 garabatearon 427 jóvenes enracimados en las gradas y sillas del lugar, y hasta sentados en el mismo piso de baldosas. En un rincón, hacían lo propio un grupo de adultos no tan mayores, entusiasmados también con el extraño evento del que participaban. Antes, se habían fotografiado a si mismos de modo singular: lenguas, dedos de una mano, caras, en fin distintas partes del cuerpo al ritmo de las instrucciones que desgranaba el joven profesor desde un escenario.

Había ruido. Murmullos variados, miradas pícaras, escenario de sorpresa y de complicidades. Cada adolescente con su computadora, recibida apenas 48 horas antes en su Escuela. No olviden llevarla cargada, fue la recomendación reiterada. Tal vez era difícil imaginarse la razón. Para ellos y aún para sus profesores. La compu en un gimnasio? En un Acto?

Apenas llegados al lugar del evento, los jóvenes fueron animados a prender sus equipos y explorar una señal inalámbrica `para conectarse. Conectarse, qué palabra! Conectarse con quién? Con los compañeros? El profesor? Todos? Si, TODOS en red. Esto es 500 estudiantes en Red!!! No sabemos si hubo tantos jóvenes en red en este país alguna vez, pero en ese lugar, en esa ciudad…seguro que nunca. En el recinto varios carteles rezaban “Conectar Igualdad”

La biología, dijo el profesor, puede dar cuenta del porqué de las especies. Y también de los distintos “sabores” genéticos, que también son mutaciones. Así, vamos a reconocer algunos de esos “sabores” en nosotros mismos. Presten atención: el dedo índice de la mano puede ser mas largo, igual o mas corto que el dedo anular. Algunos de nosotros tenemos “hoyuelos” en la cara y otros no los tenemos.

Entonces sugirió a la atenta audiencia que usando la compu se fotografiaran y observaran el largo de sus dedos, la superficie de sus rostros y su lengua doblada hacia atrás..si podían lograrlo. Para luego de cada verficación, “anotar” en el formulario –electrónico- de su pantalla por si o por no.

En segundos, las enormes pantallas que rodeaban el escenario mostraron unos gráficos circulares con los resultados: 247 índices mas largos contra apenas 239 anulares mas largos. Tantas caritas con hoyuelos y tantos “dobladores” de lengua. Bastante parejo todo.

Pero dijo el profesor Golombek: entre todos y en un par de minutos pudimos tener un panorama de nuestros cambios genéticos. Todos somos mutantes!

Pero el reconocimiento de cómo se distribuyen éstas características humanas, se hace mas fácil si trabajamos juntos. Y mas rápido y profundo si trabajamos en Red. Y si usamos estas tecnologías que incluyen la posibilidad de la imagen, en este caso las fotos de partes de nuestro cuerpo.

Pero recuerden siempre que no somos sólo genes sino además cultura y ambiente. Somos lo que heredamos y también somos lo que comemos y lo que aprendemos.

Los chicos aplaudieron.

Uno de los “alumnos” mayores tomó la palabra. “Porque el entorno donde desarrollamos nuestras actividades es constitutivo de nuestra personalidad y clave de nuestro futuro es que estamos acercando estas herramientas tecnológicas a la escuela secundaria, a todos los alumnos de la educación media de nuestro país” No importa que algunos mutantes sufran de incomprensión de la trascendencia de estas políticas. Sigamos por un camino que incorpore igualdad de oportunidades para todos. Esta es la manera de hacer grande a nuestro país y a todos nosotros”

Era la Presidenta de la Nación Cristina Fernandez.

“Usen estas nuevas herramientas, que Yo lamentablemente no tuve a disposición para ayudarme con las Matemáticas o la Física concluyó la Presidenta. Pero pongan mucho esfuerzo. Aprender también requiere varias horas de la “cola en silla”. Y tomen en serio su educación. De ella depende el futuro de Uds.”

“Y quien puede decirme ahora que los miro que alguna de estas caritas juveniles no esconde a una futura Presidenta o Presidente de la Argentina?”

Y no fue en el Campus-Party de Barcelona. Fue en Ciudad Evita, en el Partido de la Matanza, corazón del conurbano bonaerense. Allí donde el ingreso per cápita bordea los U$S 5.500 por persona por año, muy lejos de los 23.000 que cobijan a un habitante de la ciudad de Buenos Aires.

14 de Agosto de 2010

Anuncios

Acerca de Pablo A. Fontdevila

Licenciado en Física de la Universidad de Tucumán y diplomado en “Globalización e Integración Regional” en la Georgetown University, Fontdevila es un profesional con una extensa trayectoria dentro de la gestión pública en posiciones de relevancia tanto en el ámbito del Poder Ejecutivo así como en el legislativo. Aactualmente es Subdirector Ejecutivo de Planificación y Coordinación de la Agencia de Recaudación de la provincia de Buenos Aires (ARBA).
Esta entrada fue publicada en Artículos y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s